See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Para las mujeres, el control de peso es control mental

Estudio encuentra que quienes se sienten que tienen el control de sus dietas son más delgadas

Miércoles, 31 de julio (HealthDayNews) -- La actitud es todo y esto es especialmente cierto si eres una mujer que trata de mantener su peso.

Las mujeres quienes creen que mantener el peso está bajo su control en lugar de enteramente determinado por la genética son más delgadas, según un reciente estudio.

Fred Kuchler y Biing-Hwan Lin, ambos investigadores que laboran con el Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de los EE.UU., utilizaron datos de dos encuestas gubernamentales que entrevistaron a 5,274 hombres y mujeres. (Una fue el Estudio Continuado de Consumo de Alimentos por Individuos; la otra, la Encuesta de Conocimiento de la Salud y la Dieta).

La meta era encontrar qué dieta y alternativas de estilos de vida tenían relevancia para el control de peso y si las alternativas variaron por género. El análisis procuraba ayudar a aquellos quienes diseñan programas de mantenimiento de peso.

Según se esperaba, vincularon varios hábitos con el control de peso eficaz, incluyendo ejercitarse y desayunar regularmente. "Mucho de lo que encontramos confirma [los hallazgos de] otros estudios", sostuvo Kuchler, cuyo informe aparece en la edición actual de la "International Journal of Obesity".

Luego pidieron a hombres y mujeres que dijeran si estaban de acuerdo o en desacuerdo con esta declaración: "Algunos nacieron para ser gordos, otros flacos; no hay nada que pueda hacer". La llamaron la "teoría genética".

"Aproximadamente la misma proporción de hombres con respecto a las mujeres estuvieron de acuerdo con la declaración", expuso Kuchler.

Pero cuando correlacionaron las respuestas a la declaración con el índice de masa corporal de la persona (IMC), un medida de la altura por el peso que evalúa el peso optimo, encontró que las mujeres (pero no los hombres) quienes no estaban de acuerdo con que hubiera algo que se pudiera hacer solían tener menor IMC.

"Lo que es importante es que las mujeres quienes no estaban de acuerdo con la declaración tenían menor IMC que aquellas quienes estaban con ésta", dijo Kuchler. La diferencia era notable.

Reducir el IMC en algún grado podría significar la diferencia entre el peso óptimo o el sobre peso. Una mujer de cinco pies, cuatro pulgadas (1.5 m, 10 cm) que pesa 145 libras (65.8 kg) tiene un IMC de 24, considerado un peso adecuado.

"Las mujeres quienes no estaban de acuerdo con la teoría genética eran más delgadas", sostuvo Kuchler.

¿Por qué la actitud acerca del peso no pareció un problema para los hombres? "Realmente no puedo decir por qué", contestó Kuchler. Su meta, afirmó, fue evaluar las variables que parecía tener importancia para el control de peso para aconsejar a quienes diseñan programas de perdida de peso.

Un experto en perdida de peso quien ha estudiado las causas del comer en exceso indicó que en hallazgo en cuanto a la actitud es interesante y se apoya de su experiencia con las personas que tratan de perder peso.

"Creo que la actitud es muy importante", indicó Edward Abramson, profesor de psicología en California State University Chico, y autor de varios libros de control de peso. "La noción de eficiencia de que tienes algún control es de suma importancia en muchos programas de pérdida de peso. Para mantener la motivación, para persistir [en perder peso y mantenerse], se necesita un sentido de ser capaz de tener un impacto basado en el comportamiento".

La moraleja, al menos para las mujeres, es que la genética desempeña una función principal pero no escribe el libreto completo.

"Aunque es cierto que algunas mujeres nunca serán petite, pueden estar más saludable y sentirse mejor en cuanto a sus cuerpos si toman control de su peso", indicó Abramson.

Qué hacer

Para información sobre las personas quienes habían perdido peso y se mantuvieron, visita, el Registro Nacional de Control de Peso. Calcula tu índice de masa corporal en el Instituto Nacional de Corazón, Pulmón y Sangre.

Fuentes: Fred Kuchler, Ph.D., investigador, Servicio de Investigación Económica, Departamento de Agricultura de los EE.UU., Washington, D.C., Edward Abramson, Ph.D., profesor de psicología, California State University, Chico; julio 2002, "International Journal of Obesity"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined