See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Una dieta baja en calcio no ayudará a cálculos renales

Estudio: Limitar la carne y la sal evita que regresen

Miércoles, 9 de enero (HealthDayNews) -- El antiguo consejo de reducir el calcio en tu dieta para prevenir cálculos renales de ser recurrentes se basa en débil evidencia científica, reflejó un estudio.

Un plan de comidas con cantidades normales del mineral, pero ser mesurado en la carne y la sal, es casi tan eficaz como una dieta de calcio de prevenir cálculos renales de repetirse en hombres con un historial de las dolorosas acreciones, informaron investigadores italianos.

En un cambio de opinión del pensamiento anterior, los expertos indicaron que el hallazgo debe destinar la dieta baja en calcio para el excusado científico. Aunque los cálculos renales estén mayormente compuestos de calcio, no suministrar al cuerpo el mineral parece, de hecho, promover piedras y privar al esqueleto de un elemento esencial.

"Creo que al colocar a alguien con cálculos renales en una dieta baja en calcio, se toma un gran riesgo de que esto conducirá a una reducción drástica de su mineral óseo", expresó el Dr. David Bushinsky, un experto en riñones en la Universidad de Rochester en Nueva York. "Es una forma segura de provocar osteoporosis", especialmente en mujeres mayores, indicó.

Bushinsky, autor de un editorial suplementario del artículo, que aparece en la edición de mañana de "New England Journal of Medicine", dijo que los pacientes no tienen que cambiar radicalmente su estilo de vida para reducir su riesgo de problemas futuros.

"Nadie tiene que abandonar nada, sólo tomar las cosas con moderación", planteó.

Los cálculos renales son agrupaciones duras de calcio y un componente llamado oxalato. Se las arreglan para evitar ser descargados fuera del riñón en la orina, posiblemente pegándose a las células en los conductos que vierten el líquido.

La enfermedad forma, en gran medida, parte de la medicina antigua que el juramento de Hipócrates menciona por su nombre. Aproximadamente 13 por ciento de los estadounidenses padecerán al menos de un cálculo renal en su vida. Toda vez que uno aparezca, la posibilidad de tener otro en los próximos 5 años más o menos es aproximadamente 50 por ciento.

Pese a un milenio de experiencia con los cálculos, los doctores no han dominado su tratamiento. Por cierto, la prevención tomar mucho agua, evitar infecciones urinarias, y apropiados hábitos de higiene sigue siendo la mejor manera de lidiar con las mismas.

Debido a su alto contendido de calcio, los doctores, pensaron previamente que restringir el consumo dietético del mineral evitaría nuevas acreciones. Sin embargo, evidencia acumulada ha demostrado que el método hace más daño que bien.

En el más reciente estudio, un equipo conducido por la Dra. Loris Borghi de la Universidad de Parma comparó una dieta de calcio de 400 miligramos al día con una de calcio normal (1,200 miligramos al día), baja en proteína animal y baja en sal en 120 hombres con un historial de cálculos renales. La proteína animal promueve la excreción de calcio en la orina mediante una serie de pasos metabólicos.

También se dio instrucciones a ambos grupos de hombres para ingerir dos o tres litros de agua al día.

Luego de cinco años de seguimiento, 23 de los 60 hombres de una dieta baja en calcio habían desarrollado cálculos nuevos, en comparación con 12 de los 60 quienes no la redujeron.

Ambos grupos vieron reducciones repentinas en los niveles de calcio en la orina. Lo que es más, mientras los hombres en la dieta baja en calcio mostraron un incremento en su excreción de oxalato, aquellos con la dieta normal de calcio tuvieron una disminución en el compuesto.

El calcio bloquea el oxalato en el estómago, manteniéndolo inofensivo. Así que el aumento de oxalato en la orina indica que demasiado de la sustancia está llegando a los riñones.

"Nuestro estudio sugiere que una dieta caracterizada por porciones normales de calcio, baja en proteína animal, y baja en los niveles de sal es más eficaz que la tradicional dieta baja en calcio para la prevención de los cálculos recurrentes" en los hombres con el calcio en la orina elevado, escribieron los investigadores. "Especulamos que este tipo de dieta será de mucho valor cuando se comienza temprano en el curso de la enfermedad".

El Dr. Umberto Maggiore, un especialista de piedras de la Universidad de Parma y co-autor del estudio, admitió que alejar a los estadounidenses de la carne y la sal podría ser más difícil que en Italia.

"Sin embargo, si aproximadamente motivados por sus doctores, incluso el paciente estadounidense debe ser capaz de restringir el consumo de carne a favor de alimentos diarios, mientras se tiene una amplia provisión de vegetales", indicó Maggiore.

Qué hacer

Tanto Maggiore como Bushinsky dijeron que no hay razón para pensar que el hallazgo italiano no aplicaría a las mujeres, ya que la fisiología de los cálculos renales es la misma en ambos sexos. Y mientras Bushinsky añadió que pedir a los pacientes tomar hasta tres litros de agua al día mantener su producción de orina en dos litros aproximadamente es mucho pedir, "creo que es cuestión de voluntad".

Para saber más acerca de los cálculos renales, visita el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales o el Foro de Urología.

Fuentes: entrevistas con Umberto Maggiore, M.D., especialista del riñón, Departamento de Ciencias Clínicas, Universidad de Parma, Italia; David Bushinsky, M.D., profesor de medicina, Escuela de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester, jefe de nefrología, Strong Memorial Hospital, Rochester, N.Y.; "New England of Medicine", 10 de enero de 2002
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined