Vacuna en forma de parche para la piel previene la diarrea del viajero

Los investigadores informan que resultó 84 por ciento efectiva en la mayoría de los casos graves

MIÉRCOLES 11 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores informan que un nuevo parche para la piel que contiene toxinas de E. coli parece ayudar a prevenir la diarrea del viajero.

Incluso si la diarrea se desarrolla, la afección fue menos grave y el atroz episodio más corto, agregaron.

Contraer la E. coli a través de alimentos o bebidas contaminados es la causa principal de diarrea del viajero, lo que afecta a unos 27 millones de viajeros adultos y a 210 millones de niños cada año. La enfermedad causa unas 380,000 muertes entre los niños. La diarrea del viajero generalmente dura entre cuatro y cinco días y se relaciona con náuseas, vómito, calambres abdominales y deshidratación.

"Cuando la gente viaja a Guatemala o México, tiene un 50 por ciento de probabilidades de tener un ataque de la venganza de Moctezuma", señaló Gregory Glenn, jefe de IOMAI Corp., la empresa de Maryland que desarrolló el parche. "Hasta la fecha, no existe una vacuna para esto. Las personas que tienen la afección deben guardar cama y recibir tratamiento con antibióticos".

"Este hallazgo es realmente importante", sostuvo Glenn. "En cuanto a una enfermedad infecciosa, esta ha sido un área sumamente desafiante".

Para que sea efectiva, es necesario recibir dos dosis de la vacuna, aseguró Glenn. La vacuna aprovecha el potente sistema inmunitario de la piel, lo que le da a la vacuna su respuesta robusta, agregó.

La vacuna es más efectiva si se administra dos semanas antes del viaje, advirtió Glenn.

El informe aparece en la edición en línea del 12 de junio de The Lancet.

En este ensayo de fase II, se asignó aleatoriamente a 178 personas que planeaban viajes a México o Guatemala para que usaran el parche de la vacuna o uno de placebo.

Glenn y su coautor, el Dr. Herbert DuPont de la facultad de salud pública de la Universidad de Texas, hallaron que 24 de los 111 viajeros que recibieron el placebo adquirieron diarrea, 11 de los cuales la habían adquirido por E. coli. Entre los 59 viajeros que recibieron la vacuna, 12 tuvieron episodios de diarrea, aunque solo tres la tuvieron causada por E. coli.

Entre los pacientes que recibieron el placebo, el índice de diarrea entre moderada y grave fue superior (21 por ciento) que entre las personas que recibieron la vacuna (5 por ciento). Esto significa que el parche tuvo un 75 por ciento de efectividad entre quienes tuvieron diarrea entre moderada y grave.

Además, la cantidad de casos de diarrea grave fue mayor entre las personas que recibieron un placebo (11 por ciento) en comparación con las que recibieron la vacuna (2 por ciento), según halló el grupo de Glenn. Entre esos pacientes, el parche fue efectivo el 84 por ciento del tiempo.

Además, las personas que recibieron la vacuna tuvieron episodios más cortos de diarrea, medio día, en comparación con más de dos días entre quienes recibieron el parche de placebo.

La vacuna se administra con un parche porque el ingrediente activo es demasiado tóxico para administrar por vía oral, nasal, intramuscular o intravenosa, anotaron los investigadores.

La vacuna sigue necesitando atravesar un ensayo de fase III de gran tamaño, anotó Glenn. Espera que el público pueda tener acceso a la vacuna para 2011.

Un experto considera que el parche podría ser un avance importante para prevenir la diarrea del viajero.

"Este es un avance importante para la prevención de la diarrea del viajero. La vacuna es fácil de almacenar y de aplicar, además de que se tolera muy bien", aseguró el Dr. Pablo C. Okhuysen, profesor asociado de medicina de la división de enfermedades infecciosas de la facultad de medicina de la Universidad de Texas en Houston. "La vacuna en parche es algo novedoso y le abre la puerta al desarrollo futuro de vacunas para la prevención de la enfermedad diarreica".

Más información

Para más información sobre la diarrea del viajero, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Gregory Glenn, M.D., IOMAI Corp., Gaithersburg, Md.; Pablo C. Okhuysen, M.D., associate professor, medicine, Division of Infectious Diseases, University of Texas Medical School at Houston; June 12, 2008, The Lancet, online
Consumer News in Spanish