Asocian falta de sueño al aumento de peso

Estudio halla que el consumo de alimentos no explica el peso excesivo

MARTES 25 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Tener una noche decente de sueño aparentemente hace mucho más que ofrecer un buen descanso, parece reducir la cantidad de libras extras que las mujeres adquieren a medida que envejecen, de acuerdo con un nuevo estudio.

Aunque el estudio no mostró una relación de causa y efecto definitiva, hubo una relación significativa entre un sueño inadecuado y aumentar de peso, señaló el investigador principal, el Dr. Sanjay Patel. Las mujeres que sólo dormían en promedio cinco horas de sueño por noche, aumentaron sustancialmente más peso que las que dormían siete horas de manera rutinaria.

"Sí sabemos que las personas que se privan del sueño por lo general prestan menos atención a su salud", aseguró Patel, profesor asistente de medicina en la Universidad Case Western Reserve de Cleveland. Sin embargo, no existe prueba de que ningún factor individual, desde una dieta pobre hasta la falta de ejercicio, determinara la diferencia de peso, agregó.

De hecho, las mujeres que tenían siete horas o más de sueño en realidad comían más que las que dormían cinco horas. Y los hábitos de ejercicios eran casi los mismos también, aunque el grupo que dormía por un periodo saludable de siete horas tendía a ejercitarse un poco más, destacó Patel.

Las mujeres formaron parte del estudio Nurses Health Study, que hizo un seguimiento a más de 68,000 mujeres durante 16 años. Se les pidió que informaran sobre su peso y régimen de estilo de vida cada dos años. Para el final del estudio, las mujeres que dormían cinco horas por noche eran 32 por ciento más propensas a experimentar un mayor aumento de peso, definido como un incremento de 33 libras (15 kilos) o más, y un 15 por ciento más proclives a volverse obesas, en comparación con las mujeres que dormían siete horas. Y las mujeres que dormían seis horas fueron 12 por ciento más propensas a experimentar un aumento de peso importante y 6 por ciento más proclives a volverse obesas durante el periodo de estudio, en comparación con las que dormían siete horas cada noche.

Hay varias explicaciones posibles para los hallazgos, señaló Patel. Podría deberse a que la privación del sueño causa que el cuerpo metabolice las calorías con menos eficacia. O que las formas reales de ejercicio o los patrones exactos de la alimentación difieren entre los dos grupos de mujeres estudiadas. Podría deberse también a que un menor número de horas de sueño es el reflejo de un cambio de vida básico que puede tener un impacto bastante dramático, como la maternidad, añadió.

"Mientras más niños se tiene, menos horas se duerme", destacó Patel. Esto podría conducirnos al tipo de demandas de tareas múltiples y simultáneas en el que la conveniencia, tales como la comida rápida, supera la vigilancia nutricional, subrayó.

"Hay muchas explicaciones posibles", asintió el Dr. John Kimoff, director del Centro para los Trastornos del Sueño en la Universidad McGill de Montreal. "Pero tenemos que ser muy cuidadosos con la especulación sobre los mecanismos".

Una interesante área de investigación ha sugerido que las alteraciones del sueño, como ronquidos profundos y despertar durante la noche, podrían afectar el peso, quizás por una particularidad hereditaria sutil que muestra un creciente impacto con la edad.

Los hallazgos del estudio fueron presentados el martes en la Conferencia Internacional de la American Thoracic Society en San Diego.

Más información

Para más información, visite la Universidad de Chicago.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sanjay Patel, M.D., assistant professor, medicine, Case Western Reserve University, Cleveland; John Kimoff, M.D., director, Sleep Disorders Centre, McGill University, Montreal; May 23, 2006, presentation, American Thoracic Society International Conference, San Diego
Consumer News in Spanish