La cirugía para perder peso es la última esperanza para algunos

Una vida normal es la recompensa para los candidatos apropiados

DOMINGO 12 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Cuando la dieta, el ejercicio y las medicinas para perder peso fracasan, la cirugía puede ofrecer esperanza para algunos de los 23 millones de estadounidenses con obesidad mórbida que tienen 100 libras (45 kilos) o más de sobrepeso.

La demanda de la cirugía, conocida como cirugía bariátrica, se cuadruplicó entre 1988 y 2002, de acuerdo con un estudio reciente en la publicación Health Affairs, con más de 71,000 procedimientos realizados en 2002. Otro estudio halló que más de 100,000 procedimientos se realizaron en 2003.

Esta cirugía, aunque no es sencilla, puede cambiar las vidas de mucha gente, dijo el Dr. Howard Beaton, jefe del departamento de cirugía del Hospital General North y cirujano tratante en el Hospital Mount Sinai, ambos en la ciudad de Nueva York.

"He tenido pacientes que son capaces de hacer trabajos que no podían realizar antes, personas que han regresado a la escuela, obtenido títulos universitarios, personas que se han casado y están convencidas que sus parejas no les habrían mirado cuando eran obesos mórbidos", apuntó.

"También hay pequeñas cosas", agregó Beaton. "Estas personas están agradecidas sólo por poder ir al cine. Antes, no cabían en el asiento. No podían amarrarse los zapatos".

Hay tres tipos de procedimientos bariátricos que se realizan hoy en día, dijo Beaton. "Uno es un procedimiento restrictivo que restringe la cantidad de alimento que se come, conocido como cirugía con banda gástrica por vía laparoscópica. Una banda de silicona se coloca alrededor de la parte superior del estómago de forma que la persona no pueda comer demasiado", señaló.

Otro procedimiento es conocido como derivación biliopancreática, agregó. Esta técnica implica hacer un bypass o derivación a una gran cantidad del intestino delgado y provoca la pérdida de peso al limitar el número de calorías y nutrientes que el cuerpo absorbe.

"La operación más frecuente combina características de ambas cirugías, y es conocida como bypass gástrico Roux-en-Y", explicó Beaton.

Para ser elegible, los pacientes deben tener un índice de masa corporal (IMC, una proporción de la altura con relación al peso) de 40, o 35 con problemas relacionados a la obesidad como la diabetes o la enfermedad cardiaca, explicó el Dr. Neil Hutcher, presidente de la American Society for Bariatric Surgery y cirujano bariátrico en Richmond, Virginia. Una persona que tenga 5 pies y 5 pulgadas (1.68 metros) de altura y pese 215 libras (97.5 kilos) tiene un IMC de 35; si pesa 245 libras (111 kilos), su IMC es de 40.

Algunos pacientes son mejores candidatos para el procedimiento de bypass o derivación que para la operación con banda, señaló Hutcher. Con la cirugía de derivación o bypass, "los pacientes han mostrado mantener una pérdida del peso extra de al menos 50 por ciento", manifestó.

Pero mantener esa pérdida requiere de esfuerzo por parte del paciente, enfatizaron tanto Hutcher como Beaton. "Nunca volverán a comer de la misma forma", dijo Beaton. Debido a que el estómago es mucho más pequeño, aquéllos con la cirugía deben comer pequeñas cantidades a la vez, manifestó.

Y se les recomienda que no deben comer alimentos ricos en azúcar o grasa, apuntó Beaton. Si lo hacen, se producirá lo que se llama "síndrome de descarga", que incluye calambres abdominales, sudoración y ritmo cardiaco acelerado, sostuvo Beaton.

Es crucial encontrar un cirujano experimentado en la cirugía para perder peso, señalaron Beaton y Hutcher. Una manera es hallar un médico a través de la American Society for Bariatric Surgery, que mantiene un listado y establece estándares para la afiliación. Y el médico debería ser certificado en cirugía, dijo Hutcher.

Pero hasta en las manos del mejor cirujano, pueden haber complicaciones e incluso muertes Una investigación reciente halló que cerca de uno de cada 500 pacientes moría a causa de la cirugía, manifestó Beaton. "Esa cifra no es diferente a la mortalidad de otras cirugía abdominales de importancia", manifestó. "Y la obesidad mórbida acorta de 10 a 20 años la vida" debido al exceso de peso.

La cobertura de seguro para la cirugía, que en promedio es más de $13,000, es cada vez más restrictiva, destacó Hutcher. "Los pacientes son menos propensos a obtener cobertura este año que el pasado", señaló.

Una encuesta de 2003 realizada por Mercer Human Resource Consulting halló que el 77 por ciento de los planes de seguro patrocinados por empleadores no cubrían la cirugía.

Más información

Para más información, visite la American Society for Bariatric Surgery.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Howard Beaton, M.D., chairman of the department of surgery, North General Hospital, and attending surgeon, Mount Sinai Hospital, both in New York City; Neil Hutcher, M.D., bariatric surgeon, Richmond, Va., and president of the American Society for Bariatric Surgery, Gainesville, Fla.
Consumer News in Spanish