See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los pacientes de VIH de hoy en día: igual de gordos que la población general

Estudio encuentra mayores niveles de obesidad entre los individuos infectados

VIERNES, 5 de agosto(HealthDay News/HispaniCare) -- A medida que se hacen más sanas y viven vidas más largas, las personas infectadas con el VIH están ahora enfrentando una nueva amenaza inesperada, la obesidad.

Investigadores de la Universidad de Pensilvania informan que el 45 por ciento de las personas VIH positivas estudiadas tenían sobrepeso o eran obesas. Eso no es especialmente alto: es casi lo mismo que en la población general. Pero la cifra es sorprendente si se considera que hace tan sólo una década, muchos pacientes con VIH desarrollaban el SIDA y bajaban mucho de peso a medida que se acercaban a la muerte.

Una generación de medicamentos introducida a mediados de los 90 ha extendido la duración de la vida de las personas con VIH, el virus que causa el SIDA, y les ha permitido llevar vidas bastante normales.

La coautora del estudio, la Dra. Valerianna Amorosa, y sus colegas, notaron en años recientes que los individuos infectados habían comenzado a aumentar de peso.

"Parecía que se estaban volviendo obesos, justo como todo el mundo", afirmó Amorosa, profesora clínica asistente de enfermedades infecciosas de la Universidad de Pensilvania.

Amorosa y sus colegas iniciaron un estudio de la obesidad, examinando registros médicos de 1,669 pacientes VIH positivos que habían visitado varios hospitales locales de Filadelfia desde 1999. Casi el 80 por ciento eran hombres, y el 60 por ciento eran negros.

Si bien los latinos fueron pobremente representados, la muestra suministró una imagen bastante exacta de la población infectada por el VIH en Filadelfia, aseguró Amorosa.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del 15 de agosto del Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes.

Según el informe, el 31 por ciento de los pacientes caían dentro de la definición de tener sobrepeso porque tenían índices de masa corporal (una proporción entre la estatura y el peso) de entre 25 y 30. Aquéllos con índices de masa corporal superiores a 30 (lo que los convierte en obesos) conformaron el 14 por ciento de todos los pacientes.

Una persona de 5 pies y 4 pulgadas (unos 1.62 metros) necesitaría pesar 175 libras (unos 79 kilos) o más para ser obesa; las balanzas tendrían que marcar más de 221 libras (unos 100 kilos) para una persona de 6 pies (1.82 metros).

"Ahora, las personas retoman vidas más normales, pero no en mejor forma", afirmó el Dr. Michael Horberg, director de política de VIH/SIDA del Plan Sanitario Kaiser Permanente de Santa Clara, California.

Sólo el nueve por ciento de las personas del estudio sufrían de "adelgazamiento", una dolencia una vez común entre los pacientes de SIDA, que se volvían cada vez más delgados a medida que su enfermedad progresaba.

Aunque sus tasas de sobrepeso eran casi las mismas, las mujeres eran más propensas a ser obesas que los hombres. En una confirmación de las suposiciones comunes sobre el uso del tabaco, los fumadores tenían menos probabilidades de ser gordos, según encontraron los investigadores.

Amorosa reconoció que los participantes del estudio podrían estar mucho más contentos de ser obesos, especialmente si se preocupaban por enfermarse y les gustaba la idea de tener más peso para cuando llegaran las vacas flacas. "Claramente, ese es el caso de algunos pacientes, estar obesos no los hace infelices".

Aún así, dijo, la obesidad no es saludable. Ya sea que estén infectados con VIH o no, las personas con sobrepeso tienden a sufrir de una variedad de dolencias, desde diabetes a enfermedad del corazón a artritis a apnea del sueño.

El estudio no examinó si los medicamentos contra el SIDA podrían estar contribuyendo inadvertidamente al aumento de peso; las mediciones ya han sido relacionadas con mayores niveles de colesterol.

Los hombres homosexuales, quienes tienden a fumar y beber más que el resto de la población, podrían tener un riesgo especial de desarrollar problemas de salud por la obesidad, afirmó Horberg, de Kaiser Permanente. "El control del peso", afirmó, "es esencial".

Más información

Para más información sobre la prevención y el tratamiento del VIH, visite el National Institute of Allergy & Infectious Diseases.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Valerianna Amorosa, M.D., clinical assistant professor, infectious diseases, University of Pennsylvania, and chief, infectious diseases, Philadelphia VA Hospital; Michael Horberg, M.D., director, HIV/AIDS policy, quality improvement, and research, Kaiser Permanente, Santa Clara, Calif.; Aug. 15, 2005, Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined