See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La empresa Atkins se reestructura

Algunos afirman que la declaración de bancarrota marca el final de la era de la dieta "baja en carbohidratos"

LUNES 1 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Varios expertos consideran que la noticia sobre la declaración de bancarrota de la empresa que diera a conocer la tan popular dieta Atkins marca el final de una era, particularmente para las dietas "bajas en carbohidratos".

"La gente se aburrió de la moda de la dieta baja en carbohidratos", aseguró Arlene Spark, profesora asociada de nutrición del Hunter College de la ciudad de Nueva York. "Tenía que cumplir su ciclo. Los fabricantes seguían inflando ese pan dietético bajo en calorías y haciendo rebanadas cada vez más pequeñas. Llega un punto en que la gente se da cuenta".

Los competidores como South Beach Diet también han cambiado la idea de que un régimen bajo en calorías era la manera más rápida y eficaz de perder peso, agregó Cathy Nonas, directora de los programas de diabetes y obesidad del North General Hospital de la ciudad de Nueva York. "Arrojó un poco de luz al asunto de controlar los carbohidratos sin necesidad de que sean bajos".

La compañía, fundada por el fallecido cardiólogo Dr. Robert Atkins, presentó una solicitud de declaración de bancarrota según el capítulo 11 o chapter 11 de Nueva York. Richard Rothstein, vocero de la empresa anunció el domingo que se programó una audiencia sobre la declaración de Atkins Nutritionals Inc. el 1 de agosto en el juzgado estadounidense de quiebras de Nueva York.

Aunque la empresa data de 1989, la dieta, que promueve un alto consumo de grasa y proteínas y restringe severamente los carbohidratos, debutó en los años setenta y ha tenido una variable aceptación del público desde entonces.

En su punto álgido, la dieta de Atkins fue un desafuero de popularidad y el nombre de Atkins decoró los bares, bebidas y tentempiés proteicos, así como los productos de decenas de miles de tiendas por toda América del Norte.

La tendencia también suscitó que otras empresas comenzaran a mercadear sus propias líneas de alimentos bajos en carbohidratos.

No había duda de que la gente perdía peso con esa dieta, al menos al principio.

"Sí se pierde una cantidad de peso considerable. Pero no es la mejor manera de hacerlo", comentó Spark. "Se pierde muy rápidamente al principio. Las primera dos semanas, si logra mantener la dieta todo ese tiempo, se perderá una enorme cantidad de agua".

Pero el régimen es difícil de mantener, advirtió.

"Cuando se le pregunta a la gente cómo les va luego de seis meses, la respuesta es 'no muy bien' [en lo que tiene que ver con la pérdida peso]", agregó Spark.

A los críticos también les preocupaba el énfasis sobre el hecho de que los alimentos ricos en grasas saturadas, como la carne roja y el queso, podrían ser perjudiciales para la salud con el tiempo.

Sin embargo, estudios recientes mostraron que la dieta, al menos a corto plazo, era fiel a su promesa.

Las personas sometidas a este tipo de dieta habían perdido más peso luego de seis meses que las personas sometidas a una dieta baja en grasas. También tenían niveles más bajos de triglicéridos (grasas sanguíneas que pueden aumentar el riesgo de ataque cardiaco o apoplejía) y niveles más altos de lipoproteína de alta densidad (LAD) también conocida como colesterol "bueno", según dos estudios publicados en la edición del 18 de mayo de 2004 de Annals of Internal Medicine.

Según los estudios, después de un año, las personas que realizaban la dieta baja en carbohidratos tenían mejores niveles de triglicéridos y LAD que los que estaban sometidos a una dieta baja en calorías, aunque la pérdida de peso fue similar entre los dos grupos.

Nonas aseguró que "en general, los estudios han demostrado que la pérdida de peso en sí afectaba el perfil metabólico. La dieta de Atkins no es tan mala como llegó a pensarse, pero eso no significa que, como nutricionista, en algún momento yo la haya apoyado o haya estado de acuerdo con ella. Sigo pensando que no es el camino que se debe seguir. Pero indiscutiblemente, el Dr. Atkins demostró que estábamos equivocados en cuanto a las hipótesis que teníamos de lo mala que era".

Aún así, los críticos más devotos sostienen que estos estudios a corto plazo no midieron el riesgo potencial a largo plazo de enfermedad cardiaca, la primera causa de muerte en los EE.UU. Sin una prueba sólida, nadie sabe con seguridad si la dieta de Atkins puede producir una pérdida de peso duradera sin perjudicar la salud cardiaca, sostienen.

"La gente ya ha sido lo suficientemente confundida al respecto", declaró a Healthday en una entrevista el año pasado el Dr. Robert H. Eckel, presidente de la American Heart Association y profesor de medicina y fisiología del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado en Denver.

La empresa Atkins en sí también puede haber sido víctima de la locura que suscitó.

"Si se mira la cantidad de bares proteicos cualquier día en cualquier lugar, simplemente es enorme", aseguró Nonas. "Muchas empresas están teniendo el mismo problema porque hay demasiada competencia".

"Al principio, Atkins sólo vendía libros, nada de comida especial ni manuales de instrucciones extraordinarios", agregó Spark. "Cuando se percataron de que otras empresas comenzaron a vender comida dietética, se dieron cuenta de que había más dinero en eso. Quizá desde el principio estuvo condenado al fracaso porque ese tipo de comida estaba ligado a algo que no era más que una moda. Cuando la burbuja reventó, se volvió un problema para ellos".

Quizá eso no fue lo que Atkins pensó para su empresa. Y cuando murió por causa de un resbalón en una acera congelada en 2003, el enfoque inicial de la empresa puede haberse diluido aún más, opinó Nonas.

"El Dr. Atkins era un tipo impresionante que se aferraba de forma obstinada a una idea, que la grasa saturada no importaba", relató Nonas. "Lo que había que hacer realmente era reducir los carbohidratos y nunca se dio por vencido ante la tremenda presión de la comunidad médica".

"Me parece que cuando murió, su empresa trató de suavizar un poco está posición", continuó. "Si hubiera estado vivo, quizá hubiera podido definir su área como algo completamente extremo que no iba a funcionar para algunas personas. Era como un vocero de un área que ya no existe".

Ahora, Atkins Nutritionals va a pasar por un proceso de reestructuración para volverse a enfocar en su "portafolio central de bares y bebidas nutricionales", declaró el presidente y director, Mark S. Rodriguez.

Más información

Visite la American Dietetic Association para más información sobre la alimentación.

FUENTES: Arlene Spark, ED.D., RD, associate professor of nutrition, Hunter College, New York City; Cathy Nonas, M.S., R.D., director, diabetes and obesity programs, North General Hospital, New York City and author, Outwit Your Weight
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined