Espermatozoides sin cola

Desactivar la cola de los espermatozoides podría ser la clave para un contraceptivo para ambos sexos, señala una nueva investigación

Miércoles, 10 de octubre (HealthDayNews) Eliminar el movimiento de la cola de un espermatozoide puede ser la clave para crear un nuevo anticonceptivo que no involucre hormonas y que tanto hombres como mujeres puedan tomarlo, informaron científicos en Boston.

Una proteína que hace posible que el espermatozoide nade hasta el óvulo puede ser desactivada al menos en ratones, lo que los torna estériles, indicaron investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard.

Junto con la atracción de un anticonceptivo unisex, otra característica positiva es que el método no utiliza hormonas, que se han vinculado con efectos secundarios en píldoras anticonceptivas orales, implantes e inyecciones en las mujeres.

Pero si los hombres acogerían tal contraceptivo es una moneda tirada al aire, indicó un experto en biología reproductiva.

En la edición del 11 de octubre de "Nature", los investigadores describen una proteína que controla el movimiento de las colas de los espermatozoides, que normalmente permite a la célula reproductiva masculina viajar en el tracto reproductivo femenino en busca de un óvulo fértil.

Cuando se desactiva esa proteína, las colas de los espermatozoides pierden su movimiento, lo que implica que no pueden llegar al óvulo para que tome lugar la fertilización.

El descubrimiento fue realizado por un equipo de neurobiólogos y científicos cardiovasculares de la Escuela de Medicina de Harvard que estudiaban canales iónicos, que tienen que ver con las actividades eléctricas de las células. Mientras buscaban canales iónicos que permiten el calcio en las células, encontraron un canal inusual, que llamaron CatSper.

"La parte más sorprendente fue sólo en las colas espermatozoicas", indicó David Clapham, profesor de medicina cardiovascular y neurobiología quien condujo la investigación. Cuando desaparecieron el gen para el canal proteínico de CatSper en un grupo de ratones, los ratones quedaron estériles. "[El espermatozoide] tampoco pudo nadar, y no pudieron penetrar el revestimiento del óvulo", indicó.

En cada otra forma que los científicos pudieran detectar, los ratones eran normales, aunque Clapham señaló que el equipo no pudo probar la salud psiquiátrica de los animales. "Pero ya que la proteína está únicamente en la esperma, entonces uno no pronosticaría que pudiera tener cualquier otro efecto".

David Garbers, director del Centro para Ciencias Biológicas Reproductivas Cecil H. & Ida Green en University of Texas Southwestern Medical Center en Dallas, señaló que debido a que la proteína está localizada sólo en las colas de los espermatozoides, es un objetivo ideal para terapias medicadas.

Clapham dijo la meta será desarrollar un medicamento que pueda bloquear el canal de la proteína temporalmente. De manera alternativa, dijo, puede ser posible incrementar la actividad del canal de la proteína para incrementar la facilidad de movimiento del espermatozoide, que Garber indicó ayuda potencialmente a algunos hombres con problemas de fertilidad relacionados con movilidad de los espermatozoides.

Por otra parte, una terapia que bloquea el canal la pueden tomar tanto hombres como mujeres, argumentó Clapham. "Los espermatozoides se depositan en la vagina, y cualquier medicamento que estaba circulando en la mujer también podría llevar los espermatozoides a través de los tejidos".

Garber indicó que una versión femenina podría trabajar como una terapia local, tal como un artefacto intrauterino que libere un compuesto que bloquea el canal.

O de manera ideal, añadió Clapham, podría ser algo que se ingiera, como una píldora. "Si tuvieses una píldora que funcionara, entonces tendrías un anticonceptivo sencillo que no tuviera todos los efectos secundarios que los anticonceptivos hormonales actuales tienen" señaló Clapman. "La terapia hormonal progestina y estrógeno afecta todos los tejidos y tienen que tomarse a largo plazo, cada día. &EACUTEste podría tomarse justo cerca del momento del sexo, y además no tiene que tomarse por largo tiempo".

Pero otro asunto es si los hombres utilizasen con entusiasmo este anticonceptivo teórico, añadió Garber. "Hasta dentro de un año o unos pocos años, creo que es seguro decir que cualquier mujer que piense adecuadamente confiase en un hombre que dijese que está tomando la píldora", señaló.

Pero señaló que los estudios han sugerido que casi el 60 por ciento de los hombres les gustaría un anticonceptivo masculino, y que casos recientes de paternidad que conllevan análisis de ADN están haciendo que los hombres sean más concientes de sus opciones de anticonceptivos.

El equipo de Boston actualmente no está buscando otras proteínas que estén involucradas en controlar el sistema de CatSper.

Qué hacer

Este portal de Womens Health Interactive describe el sistema reproductor masculino.

También puedes visitar los enlaces de Paternidad Planificada sobre anticoncepción masculina o las publicaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre planificación familiar.

FUENTES: entrevistas con David E. Clapham, M.D,. Howard Hughes Medical Investigator, profesor de investigación cardiovascular, Departamento de Neurobiología, Childrens Hospital, Boston, Massachusetts; David L. Garbers, Ph.D, Howard Hughes Medical Investigator, profesor, Departamento de Farmacología, y director, Centro para las Ciencias Biológicas Reproductivas Cecil H. & Ida Green, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; Nature, 11 de octubre de 2001
Consumer News in Spanish