Muchas pacientes de lupus pueden usar la píldora con seguridad, según plantea un estudio

Los hallazgos contradicen la sabiduría popular

MIÉRCOLES 14 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Contrario a lo que establece la sabiduría popular, dos nuevos estudios señalan que las mujeres que tengan formas leves a moderadas de lupus pueden tomar anticonceptivos orales sin exacerbar la enfermedad.

Los investigadores aseguraron que los hallazgos implican que miles de mujeres que padecen esta enfermedad autoinmune tendrán más opciones en lo que respecta al control de la natalidad.

"Esto es una gran sorpresa para toda la comunidad de reumatología porque le hemos estado pidiendo a todo el mundo durante treinta o cuarenta años que no tomen anticonceptivos orales para el lupus", aseguró la Dra. Michelle Petri, autora líder de uno de los estudios y profesora de medicina de la Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore.

"Habríamos jurado sobre una pila de biblias que los anticonceptivos orales eran malos, pero no causan exacerbaciones. Estas noticias son muy importantes para las pacientes de lupus", sostuvo Petri.

Los hallazgos aparecen en la edición del 15 de diciembre del New England Journal of Medicine.

La Dra. Bonnie Bermas, autora de un editorial acompañante en la publicación y directora de la Clínica del lupus del Hospital Brigham and Women's de Boston añadió que "en aquellas pacientes con las formas leves y bien controladas de la enfermedad, usar anticonceptivos orales no pareció aumentar el riesgo de exacerbaciones. "Estas noticias son muy alentadoras".

Además, en una declaración, Sandra C. Raymond, presidenta y directora general de la Lupus Foundation of America, acogió los resultados como "noticias bienvenidas".

Sin embargo, hay algunas anotaciones de advertencia respecto a la investigación. Los hallazgos no aplican para las mujeres que tengan las formas más graves de la enfermedad. Además, en ninguno de los estudios participaron grandes cantidades de mujeres, anotó el Dr. Mark Horowitz, profesor asistente de medicina de la Facultad de medicina Mount Sinai de la ciudad de Nueva York. Aún más, muchas mujeres abandonaron los estudios, dijo.

"Se trata de un grupo selecto de pacientes y de una cantidad reducida", advirtió Horowitz. "Este artículo debería servir como catalizador para un estudio de gran tamaño realizado entre varios centros".

Los médicos no se han sentido cómodos recetándole la píldora a las pacientes de lupus tomando como base estudios con animales y otros que indicaban que había riesgo de efectos secundarios indeseables. El hecho de que el 90 por ciento de los 1.5 millones de casos de lupus calculados en los E.UU. ocurren en mujeres también sugirió que las hormonas como el estrógeno podrían tener algo que ver.

"Había muy buenas razones para ser conservador al ofrecer esta opción", aseguró Bermas.

Por otro lado, las pacientes de lupus necesitan un método eficaz para el control de la natalidad.

"El embarazo es una época de alto riesgo para estas pacientes", aseguró Petri. "Son más propensas a la preeclampsia o a los partos prematuros y varios estudios han sugerido que el lupus tiene más probabilidades de exacerbarse [durante el embarazo]. Lamentablemente, las pacientes de lupus muchas veces toman medicinas prohibidas que pueden causar defectos congénitos".

Según la Lupus Foundation of America, el lupus es una enfermedad que causa inflamación en diversos lugares del cuerpo, muchas veces la piel, las articulaciones, la sangre y los riñones. Aunque las causas exactas de la enfermedad no se conocen, los sistemas inmunológicos de los pacientes de lupus atacan sus propias células y tejidos.

En el estudio de Petri participaron 183 mujeres en 15 centros de los EE.UU. que tenían lupus inactivo o "activo estable". A las mujeres se les asignó aleatoriamente para que tomaran la píldora o un placebo. Los índices de exacerbación fueron casi equivalentes, el 7.7 por ciento de las mujeres que tomaban la píldora experimentaron una exacerbación grave, en comparación con 7.6 por ciento en el grupo del placebo.

En otro estudio realizado en un sólo centro de México, se asignó aleatoriamente a 162 mujeres para que tomaran la píldora, una pastilla para el control de la natalidad que sólo contenía progestina y un dispositivo intrauterino. De nuevo, no hubo diferencias significativas entre ambos grupos en cuanto a la actividad de la enfermedad.

Ambos hallazgos corroboran lo que un estudio reciente halló, que las mujeres menopáusicas que tenían lupus y usaron un curso corto de terapia de reemplazo hormonal no estaban arriesgando exacerbaciones graves con su enfermedad. Las mujeres, sin embargo, sí tuvieron un ligero incremento en exacerbaciones entre leves y moderadas.

Los autores de los nuevos hallazgos recalcaron que los anticonceptivos orales probablemente no deberían ser usados por mujeres que tengan formas graves de la enfermedad ni por aquéllas propensas a los coágulos.

Para aquéllas que sí pueden pensar en usarlos, según los investigadores, los anticonceptivos orales podrían tener beneficios adicionales, como controlar la actividad del lupus y evitar la pérdida ósea.

"Lo bonito de estos dos estudios es que se hicieron de manera muy distinta y ambos llegaron a la misma conclusión", sostuvo Bermas. "Cada estudio corrobora al otro".

Más información

La Lupus Foundation of America tiene más información sobre esta enfermedad.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Bonnie Bermas, M.D., director, Lupus Clinic, Brigham and Women's Hospital, Boston; Michelle Petri, M.D., professor of medicine, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Mark Horowitz, M.D., assistant professor of medicine, Mount Sinai Medical School, New York City; statement from Sandra C. Raymond, president and CEO, Lupus Foundation of America, Washington, D.C.; Dec. 15, 2005, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish