Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

El entrenamiento del personal reduce el sangrado posparto y las episiotomías

Estudios fomentan el uso de oxitocina después del parto y la reevaluación de las prácticas de parto comúnmente aceptadas

MIÉRCOLES 30 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un programa educativo intensivo de médicos y comadronas con énfasis en la administración de oxitocina después del parto vaginal resultó en menos casos de sangrado excesivo, de acuerdo con un estudio en dos países de Sudamérica.

La oxitocina ayuda a contraer el útero y a detener el sangrado uterino. Si el útero no logra contraerse después del desprendimiento de la placenta, o se produce una ruptura o desgarro en el útero y otros tejidos durante el parto, puede presentarse una hemorragia posparto.

El programa educativo, en el que participaron 19 hospitales de Argentina y Uruguay, también resultó en menos episiotomías. Aunque todavía es un procedimiento común en todo el mundo, muchos estudios han demostrado que la episiotomía, una incisión quirúrgica en la piel entre la vagina y el ano, no es beneficiosa en la prevención del desgarro de la vagina durante el proceso del parto.

"Cambiar las prácticas médicas aceptadas puede ser algo difícil", señaló Duane Alexander, director del Instituto nacional de salud Infantil y desarrollo humano Eunice Kennedy Shriver de los National Institutes of Health. "Esta intervención exitosa plantea un modelo efectivo que puede traducirse en programas educativos adecuados para las intervenciones en los Estados Unidos y Latinoamérica".

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 1 de mayo de la revista New England Journal of Medicine.

El programa educativo consistió en enviar a seis "líderes de opinión" del personal de diez centros de maternidad públicos en Argentina y Uruguay a un taller de cinco días sobre desarrollo y aplicación de las directrices para médicos y comadronas basado en la mejor evidencia científica disponible. También se enseñaron técnicas para acelerar la expulsión de la placenta y provocar las contracciones uterinas que frenan el sangrado después del desprendimiento de la placenta.

Los líderes de opinión también fueron entrenados sobre cómo debían comunicar mejor estas nuevas directrices y técnicas a otros médicos del hospital, las comadronas y demás miembros del personal de asistencia en el parto.

Al cabo de 18 meses, los investigadores analizaron los registros de 5,466 partos vaginales que tuvieron lugar en los diez hospitales que usaban las nuevas directrices y nueve hospitales de control que no recibieron las recomendaciones para el parto. El uso de oxitocina pasó del 2.1 por ciento de los partos al 83.6 por ciento en los hospitales que participaron en los talleres. El uso de oxitocina pasó solamente de 2.6 por ciento al 12.3 por ciento en los hospitales de control.

Las episiotomías descendieron al pasar del 41.1 por ciento de los partos al 29.9 por ciento en los hospitales cuyo personal recibió la instrucción, mientras que experimentaron un ligero aumento en los hospitales de control al pasar de 43.5 a 44.5 por ciento.

Los hospitales cuyo personal había recibido el entrenamiento también experimentaron una reducción de 45 por ciento en las hemorragias posparto de 500 mililitros (2 tazas) o más, y una reducción de 70 por ciento en las hemorragias posparto de 1,000 mililitros (4 tazas) o más.

Al año, el uso de oxitocina siguió siendo alto (73.4 por ciento) en los hospitales que participaron en los talleres y bajo en los hospitales de control (7.1 por ciento). También, la tasa de episiotomía de los hospitales que recibieron la instrucción siguieron siendo relativamente estables.

En vista de los resultados, los investigadores sugieren que hacer que los profesionales de salud adopten la nueva práctica (uso de oxitocina) puede ser más fácil que eliminar una práctica establecida (el uso de episiotomía).

Más información

La Agency for Healthcare Research and Quality tiene más información sobre la episiotomía.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTE: NIH/National Institute of Child Health and Human Development, news release, April 30, 2008
Consumer News in Spanish