Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Alternativa al Botox podría ser segura para suavizar las líneas de la frente

Reloxin ya está aprobado fuera de los EE. UU., pero no todos los expertos se muestran convencidos por el nuevo estudio

LUNES, 16 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un nuevo tipo de Botox llamado Reloxin parece seguro y eficaz en la reducción de las arrugas de la frente, según un estudio reciente.

El uso de Botox para reducir las arrugas de la frente y las líneas de expresión ha sido durante mucho tiempo una de las principales tareas de la medicina cosmética. El medicamento funciona al evitar que los músculos faciales se contraigan, un efecto que dura varios meses.

Reloxin está aprobado actualmente como una alternativa al Botox en 23 países aparte de los EE. UU. para suavizar las arrugas, señalaron los investigadores. El fármaco también se ha usado fuera de los Estados Unidos para tratar trastornos neurológicos durante más de quince años.

Una de las diferencias entre Botox y Reloxin es que Reloxin tiene menos proteína en su fórmula, señaló el Dr. Kamran Jafri, de Jafri Craniofacial Plastic Surgery en la ciudad de Nueva York. Reloxin también contiene menos antígenos, que provocan que el fármaco se descomponga más rápidamente, apuntó Jafri, que no participó en el estudio.

"En teoría, dado que Reloxin tiene menos carga proteica, el cuerpo lo descompondrá a una tasa más lenta. Desde una perspectiva clínica, eso significa que debe durar más que Botox", aseguró. "Sin embargo, algunos de los ensayos previos mostraron que Botox en realidad dura más que Reloxin".

Otra diferencia entre los medicamentos es que Reloxin distiende más tejido que Botox, apuntó Jafri. "Botox por lo general desactiva en un radio de alrededor de un centímetro, mientras que Reloxin puede hacerlo entre uno y tres centímetros", dijo. "Eso es bueno para la frente, donde se pueden poner menos inyecciones, pero malo por ejemplo para las patas de gallo, a menos que uno sea un administrador de inyecciones experimentado y conozca los músculos muy bien, ya que podría propagarse a otros músculos y causar que se caiga la ceja o el párpado", explicó.

En este ensayo de fase III, los efectos dReloxin de suavizar arrugas duraron más de trece meses. Y aunque el fármaco aún espera la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU., podría algún día ser una competencia seria para Botox, afirmaron los investigadores.

"Reloxin es seguro y funciona tan bien como Botox", afirmó el investigador principal, el Dr. Ronald Moy del Grupo Médico Moy-Fincher en Los Ángeles. "Muchos de nuestros pacientes se sienten más contentos, y logran un aspecto más natural con el uso de Reloxin".

"Creo que será tan popular como Botox, que es el procedimiento cosmético más común en los Estados Unidos", añadió Moy.

Pero no todos los cirujanos plásticos muestran tanto entusiasmo, y algunos citan una mayor incidencia de descenso del párpado y/o la frente con Reloxin en comparación con Botox. "No veo una ventaja clara frene al Botox en este estudio", afirmó el Dr. Jeffrey C. Salomon, profesor clínico asistente de cirugía plástica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

El informe, que fue financiado por el fabricante del medicamento Medicis Pharmaceutical Corp., aparece en la edición de marzo y abril de la revista Archives of Facial Plastic Surgery.

Para el estudio, el equipo de Moy trató a 1,200 pacientes con inyecciones de Reloxin (complejo toxina tipo A-hemaglutinina de Clostridium botulinum) en cinco sitios de la frente. Los pacientes llevaron diarios sobre los efectos del tratamiento, y se les encuestó entre una semana y diez días tras el tratamiento. Además, los pacientes fueron reexaminados dos semanas y treinta días más tarde, y luego cada mes tras el tratamiento.

Entre los 1,052 pacientes que completaron el estudio de trece meses, hubo 2,838 eventos adversos entre 880 pacientes. De ellos, el 28 por ciento probablemente se relacionaban al tratamiento. Incluían problemas en el lugar de la inyección, trastornos del sistema nervioso como dolores de cabeza, y problemas oculares que incluían la ptosis, una caída del párpado o la ceja. Apenas un paciente se salió del estudio debido a los efectos secundarios del fármaco, señalan los investigadores.

Los pacientes reportaron que el fármaco comenzó a funcionar en un plazo de un día del tratamiento. Tras una semana, hasta el 95 por ciento de los pacientes reportó mostrar una respuesta al medicamento. A los treinta días del tratamiento, hasta el 91 por ciento de los pacientes mostraban una respuesta, según la evaluación de los investigadores.

El Dr. Brent Moelleken, cirujano plástico y de la reconstrucción en Beverly Hills y Santa Bárbara, California, señaló que Reloxin aún no se ha comparado directamente con Botox.

"El perfil de seguridad parece similar al dBotox, pero tal vez se ve más caídas de lo que sucede con Botox", apuntó Moelleken. "La gran pregunta sobre cómo funciona Reloxin, el volumen de distribución, no se abordó, o las diferencias técnicas, que podrían dar cuenta de la mayor cantidad de caídas que con la mayoría de administradores de inyecciones ve con Botox".

Por su parte, Salomon dijo estar "preocupado por la mayor incidencia de ptosis [con Reloxin] y la falta de especificación de esa ptosis, o sea, ceja versus párpado. Si todo fuera ptosis del párpado lo consideraría como una propagación no intencionada del material más allá del área deseada de tratamiento. Eso no sería un componente útil o predecible del uso del producto", apuntó.

Más información

Para más información sobre Botox, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Ronald Moy, M.D., Moy-Fincher Medical Group, Los Angeles; Brent Moelleken, M.D., plastic and reconstructive surgeon, Beverly Hills and Santa Barbara, Calif.; Jeffrey C. Salomon, M.D., assistant clinical professor, plastic surgery, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Kamran Jafri, M.D., Jafri Craniofacial Plastic Surgery, New York City; March/April 2009 Archives of Facial Plastic Surgery
Consumer News in Spanish