Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Confusión en las mujeres por la TRH

Todavía rodean muchas interrogantes a la terapia de reemplazo hormonal

Jueves, 12 de diciembre (HealthDayNews) -- Una nueva encuesta nacional revela que las mujeres están confundidas acerca de la terapia de reemplazo hormonal, lo que tal vez no es sorprendente a raíz de recientes estudios sobre el tema.

"Muchas mujeres continúan teniendo muchas interrogantes, de manera que los doctores necesitan saber que las mujeres irán en busca de respuestas. Y los doctores necesitan estar preparados para discutir las implicaciones de la investigación, tomando en consideración los factores de riesgo y las preferencias particulares de cada mujer", comentó Ashley Coffield, catedrática titular que labora con la Partnership for Prevention.

La Partnership for Prevention, una organización sin fines de lucro de la investigación de políticas de salud con base en Washington, D.C., comisionó la encuesta y la publicó hoy.

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) es típicamente recetada para prevenir los síntomas de la menopausia tales como sofocones, sudor nocturno y sequedad vaginal. Sin embargo, algunos doctores también la han recetado para efectos percibidos de prevención de la enfermedad.

En julio, sin embargo, investigadores detuvieron parte del estudio de la Iniciativa de Salud de la Mujer (WHI, por sus siglas en inglés) que estaba empleando la comúnmente utilizada combinación de estrógeno y progestina porque se demostró un riesgo incrementado de cardiopatía, cáncer de seno, coágulos sanguíneos y derrames.

Desde el auge del WHI, el público ha sido invadido con más estudios concernientes con la TRH. Entre otras cosas, resulta que el tipo de progestina utilizado y los intervalos de dosis pudieran tener un efecto en los riesgos de la salud.

No es de extrañar que la nueva encuesta encontrase que se sentían confundidas acerca de la TRH tantas mujeres (24 por ciento) como las que se sentían mejor informadas (27 por ciento).

El sondeo, que encuestó a 1,003 mujeres de 55 a 70 años, encontró que casi un tercio de las mujeres (32 por ciento) aún así cree que la TRH puede ayudar a proteger contra la cardiopatía, el cáncer de seno y los derrames.

El doctor Steven R. Goldstein, profesor de obstetricia y ginecología en la Escuela de Medicina de New York University, indicó que de dos a tres mujeres quienes lo llamaron a raíz del anuncio del WHI ni siquiera estaban usando la TRH.

"Les dije lo que dije en julio, que es lo mismo que he estado diciendo durante los pasados años que el estudio demuestra que usar la TRH para prevenir la cardiopatía, no funciona", indicó Goldstein. "La razón para utilizar la TRH ha sido y continúa siendo el alivio de síntomas transitorios y los asuntos de la calidad de vida, ninguno de los cuales fue destinado para el WHI".

"La mujer de 51 años quien está fuera de sí con sofocones, no puede dormir, no puede concentrarse, su vida se ha trastocado totalmente es absolutamente ridículo privar a una mujer que necesita alivio a corto plazo de tomar la TRH debido a datos del WHI, que no fue diseñado para esa mujer", añadió Goldstein.

Una cuarta parte de las mujeres encuestadas dijeron que el hallazgo del WHI tampoco causó que evitaran el uso de la TRH, que consideraran dejar de usarla o exploraran tratamientos alternativos.

El sondeo también encontró que la mayoría de las mujeres menopáusicas continúan preocupadas acerca de las condiciones cardiacas (79 por ciento) y osteoporosis (67 por ciento).

A lo que Coffield respondió: "Existen cosas que las mujeres pueden hacer para prevenir la osteoporosis y las enfermedades cardiacas dejar de fumar, ejercitarse más e ingerir comidas saludables y quizás hablar con el doctor acerca de otros medicamentos a parte de la TRH combinada".

"Nuestro mensaje es que la TRH combinada no debe tomarse para prevenir cardiopatía y que los médicos no deben instar a la precaución si se utiliza únicamente para la osteoporosis", indicó.

Qué hacer

Para más sobre la terapia de reemplazo hormonal, visita la Biblioteca Nacional de Medicina o el Instituto Nacional de Corazón, Pulmón y Sangre.

Fuentes: Steven R. Goldstein, M.D., profesor, obstetricia y ginecología, Escuela de Medicina de New York University; ciudad de Nueva York; Ashley Coffield, MPH, catedrática titular, Partnership for Prevention, Washington, D.C.; 12 de diciembre de 2002, encuesta, Partnership for Prevention
Consumer News in Spanish