See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Relacionan genes con fibromas uterinos

Tres pasan de padre a hija, según investigadores

Viernes, 26 de julio (HealthDayNews) -- Investigadores han identificado 145 genes tres de los cuales pasan de padre a hija que están relacionados con el desarrollo y crecimiento de fibromas uterinos.

Los hallazgos, que aparecen en la edición de julio de "Fertility and Sterility" son un paso significativo en la búsqueda para encontrar la causa o causas de fibromas uterinos y que podría conducir a nuevos objetivos para tratamientos, dijeron los investigadores.

El autor principal del estudio John Tsibris relaciona el descubrimiento con el estudio de líneas del frente enemigo del General Patton a través de binoculares durante la Segunda Guerra Mundial, y que de repente reciba una foto tomada por satélite de todo el campo de batalla.

"Estas son las primeras fotos por satélite. Es un descubrimiento conceptual en el comienzo de un nuevo siglo que encontramos que, además del estrógeno y la progesterona, buscamos nuevos jugadores como ácidos retinoicos y tal vez nuevos objetivos", dijo Tsibris, profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad del Sur de Florida, en Tampa.

"Tenemos una inesperada visión general del proceso del tumor", añadió.

Tsibris trabajó con el doctor James Segars del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano y otros científicos de la Universidad del Sur de Florida.

"Aunque los fibromas uterinos son extremadamente comunes, se conoce muy poco sobre por qué y cómo se desarrollan", dijo el doctor Duane Alexander, director del instituto en una declaración preparada. "Este estudio nos ayuda a entender mejor cómo crecen los fibromas y puede que nos lleve a desarrollar una variedad de nuevas terapias para tratar a las mujeres que los padecen".

Los fibromas uterinos son tumores no cancerosos que afectan hasta 70 por ciento de las mujeres en edad reproductiva y pueden causar sangrado uterino, dolor y hasta infertilidad. Se conoce que el estrógeno y la progesterona juegan un papel importante en el desarrollo de fibromas, pero la causa exacta sigue siendo desconocida.

"Se desconoce qué factor los activa", dijo el doctor Ernst G. Bartsich, profesor clínico asociado de obstetricia y ginecología en New York Weill Cornell Medical Center en la Ciudad de Nueva York.

En el nuevo estudio, Tsibris y sus colegas utilizaron "análisis microarray" para examinar 12,000 genes en el tejido uterino (tanto normal como anormal) tomado a nueve mujeres, para comparar genes en los fibromas con los encontrados en músculo uterino normal. El equipo terminó con 145 genes que eran más activos o menos activos en los tumores.

Mientras más genes activos apoyen el crecimiento de tumores, genes menos activos contribuyen a las funciones normales, dijeron los investigadores.

"Es la primera vez que se realizan estos exámenes de fibromas a gran escala", dijo Tsibris. "Reveló que existen otros reguladores potenciales del crecimiento de fibromas, además del estrógeno, la progesterona y el ácido retinoico conocidos hasta ahora".

Los investigadores también encontraron que tres de los genes más activos pasaron de padre a hija.

"Si los genes son importantes para el crecimiento, significa que la susceptibilidad de la mujer a los fibromas proviene por parte del padre de la familia", dijo Tsibris.

Sorprendentemente, algunos de los genes activos estaban "fuera de lugar" lo que significa que los genes que se pensó que solo estaban relacionados con retraso mental o funciones del sistema nervioso también están activos en los fibromas, indicó Tsibris.

Este estudio es solo la punta del iceberg genético, dijeron expertos en salud.

"Por mucho tiempo sospechamos que factores genéticos estaban vinculados en el desarrollo de fibromas", dijo Bartshich. "[Pero aún no sabemos lo que exactamente altera el mecanismo. Si fuese una proteína que interviniera en el desarrollo de fibromas, entonces podría ser una forma de encontrar un mecanismo contrario. Pero al momento, me parece que está un poco lejos. Es una buena dirección, pero ponerla en práctica, sería un largo proceso".

Si no estuviésemos en el Proyecto del Genoma Humano, dijo Tsibris, los científicos buscarían más arduamente formas para encontrar nuevos objetivos terapéuticos: "En eso está la belleza. Podríamos trabajar por los próximos 10 ó 15 años y nadie en su sano juicio habría pensado en observar estos genes".

Ahora que los genes han sido identificados, "el próximo paso es observar las proteínas producidas pro estos genes y conocer cómo interactúan para sostener el crecimiento del tumor", dijo Tsibris.

"Comenzando con los genes humanos, conoceremos los reguladores principales del crecimiento del tumor, y será muy eficiente para la selección de objetivos para nuevas terapias no quirúrgicas en los próximos años", dijo.

Cuando lleguen esas terapias, será muy parecido a estar en el área de prevención, dijo Bartsich.

Qué hacer

Para conocer más sobre fibromas uterinos, visita la Biblioteca Nacional de Medicina. Para más información sobre diferentes opciones de tratamiento para fibromas, visita Fibroid Choice, elaborada por Bartsich.

Fuentes: John Tsibris, Ph.D., profesor de obstetricia y ginecología, Universidad del Sur de Florida, Tampa; Ernst G. Bartsich, M.D., profesor clínico asociado de obstetricia y ginecología, New York Weill Cornell Medical Center, Ciudad de Nueva York; julio de 2002 "Fertility and Sterility"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined